Sérum, ese gran desconocido